EL AMOR: REGLA DE VIDA Y ACCION
 

AVISO AL LECTOR
E L A M O R
SUS EFECTOS
LA FELICIDAD QUE NOS PROPORCIONA
EL HACE LOS SANTOS
LAS EXIGENCIAS DEL AMOR
LLAMADO AL AMOR
EL AMOR: REGLA DE VIDA Y ACCION
JESUS, REY DEL AMOR
LA "MADRE DEL AMOR HERMOSO"
LAS PEQUEÑAS ALMAS
EL MENSAJE
EL AMOR: REGLA DE VIDA Y ACCION
 
imagen

El amor puede quedar inactivo. Todas las obras divinas no se explican ni existen más que por el Amor. Creados a imagen de Dios, no podemos glorificarlo plenamente más que tomando el Amor como motivo determinante de todos nuestros actos. Es la intención lo que les da el valor; lo importante es que ésta sea sobrenatural. De todos los motivos posibles, es el amor el que tiene más valor.

"Asocia tu corazón a todas tus acciones, por pequeñas que sean" (12-01-1967)

El verdadero amor requiere una gran delicadeza en la observancia de los Mandamientos. Así:

"Una mentira es una mentira, por muy pequeña que sea".

Dios, la Verdad misma, no la autorizaría. Las restricciones mentales no son de su agrado. En ciertos casos el único medio de no ofenderlo sería el silencio, aunque fuese heroico.

Su Voluntad se manifiesta a veces en las sugerencias interiores o inspiraciones de la gracia, que proviene del Espíritu Santo que nos guía: "Son hijos de Dios los que se dejan conducir por el Espíritu de Dios"

"Señor, ¿qué quieres de mí? le pregunta Margarita.

"Que tú obedezcas inmediatamente a mis inspiraciones con Amor" (A-20)

Esas inspiraciones, a las cuales las almas interiores están atentas, se les señala con avisos bien claros en los casos más graves. Son mas suaves, más tenues en la vida cotidiana, pero fáciles a detectar por cualquiera que vive habitualmente con Dios. Un buen director ayuda a las almas a discernir las verdaderas faltas: Ellas causan sólo perturbaciones y preocupaciones. Un director espiritual competente, necesario para ese efecto, por cierto, les ayudará. (Sin querer desacreditar a los psicólogos. A cada uno su dominio propio)

En todo caso la fidelidad a las buenas inspiraciones exige de cada uno mucha generosidad y sobre todo mucho amor.


"El amor dicta sus actos, no permitan que la razón los importune.
Ella debe frenar, es verdad. Pero también tiene que ser frenada ella. Los razonadores no harán nunca nada grande. El amor, al contrario, puede hacernos santos" (27-10-1966)

"Aquel que actúa bajo la influencia del Amor, por cierto que avanza." (07-11-1966)

"Cada acto de caridad te hará subir más alto en mi Amor" (08-11-1966)

Nosotros nos codeamos siempre con nuestros hermanos. Ellos son objeto privilegiado de nuestro amor. No pasa ningún día sin que nosotros les hagamos pequeños servicios a unos y a otros. "Todo lo que ustedes hagan a los más pequeños de entre los míos, es a Mí que lo hacen" ¿Cómo entonces no ejercer nuestro amor? Sin esto, nunca alcanzaríamos el ideal trazado por Cristo.

"Nunca será suficiente el Amor que ustedes den alrededor suyo" (22-10-1971)

Aún suponiendo la máxima generosidad, nuestro amor siempre tendrá límites. En vista de la debilidad humana siempre quedamos más abajo de nuestros medios y de las gracias recibidas. En este dominio, el Salvador ha ido hasta el límite humano en su dedicación por los hombres. ¡Qué modelo incomparable y estimulante para nuestro amor tan fácil en debilitarse y adormecerse!

Las palabras no son nada si no son seguidas por nuestras acciones. Sin embargo, no nos olvidemos que la oración, fuente de contemplación y de unión a Dios, es la más noble de las actividades, lo que hace decir a San Juan de la Cruz: "Los más pequeños movimientos de puro amor son más útiles a la Iglesia que todas las obras juntas" Las mismas palabras son tomadas por Santa Teresita del Niño Jesús, en su autobiografía (Manuscrito "B"). Es un aviso para aquellos que se dejan apoderar por la fiebre de la actividad denunciada más arriba y que olvidan las palabras
del Maestro: Sin Mí, nada pueden hacer".
imagen